Cati Schiff

Cati Schiff

Empezó su carrera profesional junto a su familia en el ya desaparecido Restaurante La Hacienda de Marbella -el primero de Andalucía en obtener una estrella Michelin-.

Como pastelera, empieza su carrera profesional en reputados obradores de España y Europa: “Goyo” (Marbella 1982), “Pralus y Giraud” (Francia 1983-84), “Escribá” (Barcelona 1985-86) “De Bailleul” (Bélgica 1987) y “Oberlaa” (Austria 1988).

En 1989 regresa a “La Hacienda” donde completa su formación con cocina junto a su padre Paul Schiff e inicia otros proyectos empresariales y profesionales: “Pastelería Natalia” (Fuengirola 1990-92) y “La Hacienda Benazuza” (Sevilla 1992-94). En 1994 la trágica desaparición de Paul Schiff hace que Cati continúe la labor en “La Hacienda” dando un nuevo impulso al que era el restaurante de referencia en Andalucía. En 2011, tras 42 años de andadura profesional, el Restaurante “LA HACIENDA” cierra sus puertas.

En 2012 emprende un ambicioso proyecto empresarial en Fuengirola: Obrador Dulce & Salado, donde aúna la venta de alta pastelería europea, con cursos de formación, asesoría y consultoría para restaurantes así como Catering de amplio espectro para cualquier acontecimiento u ocasión.

Cati Schiff forma parte de Gastroarte, Colectivo de vino y mujeres y Proyecto de mujeres en igualdad.

Un obrador de pastelería ofrece postres caseros a restaurantes de la provincia

Cati Schiff amplía su línea de negocio con una propuesta que busca animar a los hosteleros a contar con una carta de calidad a base de productos frescos

 

Catalina Schiffmálaga. La calidad de los negocios hosteleros de la provincia de Málaga ha experimentado una progresión incuestionable en los últimos tiempos. Las nuevas técnicas culinarias, propuestas exóticas o renovadas formas de preparar y presentar platos tradicionales, inundan los fogones de la amplia oferta culinaria disponible para propios y extraños en toda la provincia. Sin embargo, a juicio de algunos profesionales, existen aún negocios que no han completado esta evolución, al menos en lo que a postres se refiere. Con el objetivo de suplir esta necesidad, el obrador Dulce&Salado de Fuengirola, dirigido por Cati Schiff, ha diseñado una carta específica que ya surte a una decena de restaurantes.

Esta línea, conformada inicialmente con hasta 14 recetas distintas, está enfocada al hostelero que busca «ofrecer al cliente una carta de postres de calidad pero no dispone de presupuesto suficiente para contratar los servicios de un pastelero o que, por cuestiones de organización, no puede dedicar el tiempo que estas recetas requieren», apunta la chef, quien recuerda que también está disponible para catering y eventos concretos.

Entre las elaboraciones –que según la previsión de la profesional se renovará anualmente para ampliar y adaptar la oferta a las necesidades del sector–, se encuentra desde el clásico flan de vainilla o café a la bretona con ciruela asada y cremoso de chocolate. Además de una cuidada presentación, «el uso de ingredientes frescos, naturales –sin colorantes ni ingredientes semielaborados– y la elaboración artesana» son los sellos de distinción de estas recetas, que se encuentran en restaurantes como el fuengiroleño La Solana, La Fuente en Mijas o en el malagueño Cortijo de la Reina, entre otros.

Dulce&Salado es la propuesta de negocio que la hija del cocinero belga Paul Schiff –que regentó la Hacienda en Marbella, primera estrella Michelin de Andalucía–, puso en marcha hace dos años en una nueva vuelta de tuerca a su amplia trayectoria profesional. El negocio es más que una pastelería con servicio de catering: cursos de cocina, catas maridadas y otras propuestas completan la actividad diaria de esta maestra de los fogones.

Mari Carmen Jaime

@MaCarJaime, DIARIO SUR

Obrador dulce y salado

Más que una pista es un destino para devotos de lo dulce.

la foto 1Cati Schiff, hija del desparecido Paul Schiff, famoso cocinero belga que durante años regentó la Hacienda en Marbella, primera estrella Michelin de Andalucía, dirige ahora este local, mucho más que una pastelería. En su vitrina mostrador se encuentran deliciosas tartaletas de limón, mini tartas de manzana, brownies, tartas de zanahorias en porciones y un exquisito etcétera. Pasteles para llevar, elaborados con buenas materias primas, que se tarifan a precios moderados, alrededor de 1,50 euros la pieza. Y también cruasanes y formas de bollería que en ningún caso escatiman la mantequilla. Cati, de formación centroeuropea, no solo domina el universo dulce sino que elabora, previo encargo, recetas saladas. Entre sus especialidades, hojaldritos de queso con morcilla, empanadillas, crema de lentejas con codorniz, patés y tarrinas.

Y por si no fuera suficiente en su obrador a la vista http://www.cateringcatischiff.com organiza cursos y talleres de cocina especializados de acuerdo con un calendario que va cambiando por meses. A modo de complemento ofrece una gama de productos dulces y salados destinados a la hostelería.

Julia Pérez Lozano

http://www.gastroactitud.com

Relevo marbellí

Cocineras / Catalina Schiff

Cati SchiffCuando Paul Schiff abrió La Hacienda en 1969, Marbella era un epicentro de turismo jet set internacional que copaba páginas y páginas de revistas, un oasis para millonarios en una España que ansiaba libertad, conciliación y progreso. La Hacienda maduró con el esplendor de la ciudad en las dos décadas siguientes y Schiff ya había conseguido una estrella Michelin, la primera para la localidad, a la que tiempo después se sumó una segunda. Deleitó reales paladares y a famosos de película. Era el refinamiento francés y belga en la mesa marbellí. Su hija Catalina tenía entonces 5 años y prometía maneras, aunque no fue hasta mucho tiempo después cuando convirtió su vocación en una realidad. “Siempre me entusiasmó la repostería y empecé a trabajar en una pastelería”, recuerda con 44 años. “Después me fui a Francia, Bélgica y Austria para seguir aprendiendo; ésa fue mi formación” y, según lo previsto, regresó a Marbella y abrió una pastelería en 1989, pero en 1994 Paul Schiff falleció y Catalina dejó su negocio. “Empecé entonces en el restaurante familiar. No fue fácil aunque sí hermoso”. Ahora, aunque La Hacienda ha cerrado sus puertas tras más de 40 años de historia, se puede degustar su cocina desde Catering Cati Schiff. La cocinera también prepara la apertura de un nuevo local.

www.hayunamujerenlacocina.es